Qué son los recursos administrativos y que clases existen

Un recurso administrativo es una actuación administrativa en la que un particular solicita a la Administración que modifique o revoque una resolución o acto administrativo porque considera que no es conforme al ordenamiento jurídico.

Es la herramienta que nos da el ordenamiento jurídico de impugnar un acto administrativo sin necesidad de acudir a la vía judicial.

Es la manera que tenemos de decirle a la administración:

<<hola, no estoy de acuerdo con esta decisión que has tomado respecto de algo que me afecta y quiero que la revises y la modifiques o la anules>>.

¿Qué actos de la administración se pueden recurrir?

Dice la Ley 39/2015 de procedimiento administrativo común que se pueden recurrir:

  • las resoluciones administrativas, siempre.
  • los actos de trámite, a veces.

¿Cuándo se pueden recurrir los actos de trámite?

  • Cuando deciden directa o indirectamente el fondo del asunto
  • Cuando determinan la imposibilidad de continuar el procedimiento
  • Cuando producen indefensión o perjuicio irreparable a derechos e intereses legítimos.

1. Contra las resoluciones y los actos de trámite, si estos últimos deciden directa o indirectamente el fondo del asunto, determinan la imposibilidad de continuar el procedimiento, producen indefensión o perjuicio irreparable a derechos e intereses legítimos, podrán interponerse por los interesados los recursos de alzada y potestativo de reposición, que cabrá fundar en cualquiera de los motivos de nulidad o anulabilidad previstos en los artículos 4748 de esta Ley.

La oposición a los restantes actos de trámite podrá alegarse por los interesados para su consideración en la resolución que ponga fin al procedimiento.

2. Las leyes podrán sustituir el recurso de alzada, en supuestos o ámbitos sectoriales determinados, y cuando la especificidad de la materia así lo justifique, por otros procedimientos de impugnación, reclamación, conciliación, mediación y arbitraje, ante órganos colegiados o Comisiones específicas no sometidas a instrucciones jerárquicas, con respeto a los principios, garantías y plazos que la presente Ley reconoce a las personas y a los interesados en todo procedimiento administrativo.

En las mismas condiciones, el recurso de reposición podrá ser sustituido por los procedimientos a que se refiere el párrafo anterior, respetando su carácter potestativo para el interesado.

La aplicación de estos procedimientos en el ámbito de la Administración Local no podrá suponer el desconocimiento de las facultades resolutorias reconocidas a los órganos representativos electos establecidos por la Ley.

3. Contra las disposiciones administrativas de carácter general no cabrá recurso en vía administrativa.

Los recursos contra un acto administrativo que se funden únicamente en la nulidad de alguna disposición administrativa de carácter general podrán interponerse directamente ante el órgano que dictó dicha disposición.

4. Las reclamaciones económico-administrativas se ajustarán a los procedimientos establecidos por su legislación específica.

¿Qué actos de la administración no se pueden recurrir?

El mismo artículo que dice qué actos se pueden recurrir, el artículo 112, dice también qué actos administrativos no se pueden recurrir. Y son:

  • las disposiciones administrativas de carácter general
  • las reclamaciones económico-administrativas, porque tienen una normativa específica y se tendrán que recurrir como diga su normativa.

Tipos de recursos administrativos

La ley establece tres tipos de recursos, seguro que los has escuchado alguna vez o puede que incluso te haya tocado poner alguno:

  • Recurso de alzada
  • Recurso potestativo de reposición
  • Recurso extraordinario de revisión

Si alguna vez te equivocas con el nombre del recurso al hacer alguno que no cunda el pánico: aunque es mejor no equivocarse, el error en la calificación del recurso o la ausencia de la calificación por parte del recurrente (quien recurre) no será obstáculo para su tramitación, siempre y cuando de su lectura se pueda deducir qué tipo de recurso es.

Recurso de alzada

El recurso de alzada es el que hay que interponer contra las resoluciones y actos que dice el primer párrafo del famoso artículo 112 del que hablábamos antes.

Es decir: se interpone recurso de alzada contra:

  • las resoluciones que no ponen fin a la vía administrativa
  • los actos de trámite que deciden directa o indirectamente el fondo del asunto, determinan la imposibilidad de continuar el procedimiento, producen indefensión o perjuicio irreparable a derechos e intereses legítimos.

Al loro.

En estos casos la interposición del recurso de alzada es obligatoria para poder acudir, después de que se haya resuelto, a la jurisdicción contencioso-administrativa.

Es decir que si te llega una resolución y no estás conforme con lo que te dicen, primero tienes que interponer un recurso de alzada y luego ya puedes ir a los Juzgados de lo contencioso-administrativo.

¿Te ha llegado una resolución y no has interpuesto recurso de alzada? No te molestes en llamar a la puerta del Juzgado porque no te van a abrir.

Motivos para interponer un recurso de alzada

No puedes poner un recurso de alzada por las razones que te de la gana. Al contrario, el motivo o los motivos de tu recurso tienen que tiene que encajar en las causas que dice la ley como el pie de Cenicienta en el zapato de cristal.

Es decir tiene que encajar en una causa de nulidad o en una causa de anulabilidad, sino ese recurso de alzada no va a ninguna parte.

Los motivos de nulidad vienen detallados en el artículo 47 de la Ley 39/2015 y los de anulabilidad en el 48.

Plazo para poner un recurso de alzada

El plazo para interponer un recurso de alzada es de un mes si el acto es expreso, que normalmente quiere decir que te ha llegado una carta a tu casa con la resolución.

¿Cómo se cuenta ese plazo de un mes?

Pues si el acto es expreso, se empieza a contar desde el día siguiente a la notificación. Si la carta te llega un martes pues se empieza a contar a partir del miércoles.

Si el acto no es expreso, es decir no te llega ninguna carta a tu casa, el recurso se puede interponer en cualquier momento a partir del día siguiente a aquel en que se producen los efectos del silencio administrativo.

Es decir, que una vez que se ha producido el silencio administrativo porque la administración no te dice ná de ná, tú puedes poner tu recurso de alzada a partir del día siguiente.

Recurso potestativo de reposición

El recurso potestativo de reposición se interpone contra los actos que ponen fin a la vía administrativa.

Dependiendo de la autoridad de la que provengan, puede haber actos de trámite que hayan de ser recurridos a través del recurso de reposición.

Se llama potestativo porque no es obligatorio interponerlo para poder acudir luego a la jurisdicción contencioso-administrativa. Pero si lo presentas tienes que esperar a que se resuelva o a que transcurra el plazo correspondiente para poder acudir a la autoridad judicial.

Tanto los recursos de alzada como de reposición han de fundarse en cualquiera de los motivos de nulidad o anulabilidad, definidos respectivamente en los artículos 47 y 48 de la Ley 39/2015.

Plazo para poner un recurso potestativo de reposición

El plazo será de un mes, a contar desde el día siguiente a la notificación del acto recurrido cuando éste fuera expreso. Si el acto no fuera expreso, se podrá interponer en cualquier momento a partir del día siguiente a aquel en que, de acuerdo con su normativa específica, se produzcan los efectos del silencio administrativo.

Recurso extraordinario de revisión

El recurso extraordinario de revisión es el que puede interponerse contra los actos firmes en vía administrativa que en su momento no fueron impugnados ante la jurisdicción contencioso-administrativa, y han de fundarse en alguna de las circunstancias recogidas en el artículo 125.1 de la Ley 39/2015:

  • Que al dictarlos se hubiera incurrido en error de hecho, que resulte de los propios documentos incorporados al expediente.
  • Que aparezcan documentos de valor esencial para la resolución del asunto que, aunque sean posteriores, evidencien el error de la resolución recurrida.
  • Que en la resolución hayan influido esencialmente documentos o testimonios declarados falsos por sentencia judicial firme, anterior o posterior a aquella resolución.
  • Que la resolución se hubiese dictado como consecuencia de prevaricación, cohecho, violencia, maquinación fraudulenta u otra conducta punible y se haya declarado así en virtud de sentencia judicial firme.

Plazo para poner un recurso extraordinario de revisión

Cuando se trate de la causa citada en el apartado a) del artículo 125.1 de la Ley 39/2015 (actos dictados incurriendo en errores de hecho), el plazo será de cuatro años, a contar desde el día siguiente a la notificación de la resolución impugnada; en los demás casos en los que cabe este recurso, el plazo será de tres meses a contar desde que se tuvo conocimiento de los documentos o desde que la sentencia judicial invocada quedó firme.

¿Quién puede recurrir?

El recurso extraordinario de revisión es el que puede interponerse contra los actos firmes en vía administrativa que en su momento no fueron impugnados ante la jurisdicción contencioso-administrativa, y han de fundarse en alguna de las circunstancias recogidas en el artículo 125.1 de la Ley 39/2015:

  • Que al dictarlos se hubiera incurrido en error de hecho, que resulte de los propios documentos incorporados al expediente.
  • Que aparezcan documentos de valor esencial para la resolución del asunto que, aunque sean posteriores, evidencien el error de la resolución recurrida.
  • Que en la resolución hayan influido esencialmente documentos o testimonios declarados falsos por sentencia judicial firme, anterior o posterior a aquella resolución.
  • Que la resolución se hubiese dictado como consecuencia de prevaricación, cohecho, violencia, maquinación fraudulenta u otra conducta punible y se haya declarado así en virtud de sentencia judicial firme.

Cómo poner un recurso administrativo

La interposición del recurso deberá expresar obligatoriamente, según establece el artículo 115 de la Ley 39/2015:

  • El nombre y apellidos del recurrente, así como la identificación personal del mismo.
  • El acto que se recurre y la razón de su impugnación.
  • Lugar, fecha, firma del recurrente, identificación del medio y, en su caso, del lugar que se señale a efectos de notificaciones.
  • Órgano, centro o unidad administrativa al que se dirige.
  • Las demás particularidades exigidas, en su caso, por las disposiciones específicas.
  • Si se presenta a través de representante, hay que atender a los requisitos exigidos para que dicha representación sea válida en el  artículo 5 y siguientes de la Ley 39/2015, ya que si no fuera así, el recurso podría no admitirse.

Aunque  con carácter general no es obligatorio, conviene señalar el DNI y  dirección de correo electrónico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos:

Responsable: Beatriz Moreno Rodríguez

Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: responder a los comentarios enviados a través de la web

Legitimación: Consentimiento del interesado/a.

Destinatarios: No se comunican datos a terceros

Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en este formulario  así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.