Qué es el SMAC y para qué sirve

El SMAC es el Servicio de Mediación, Arbitraje y Conciliación de la Comunidad de Madrid.

Para poder interponer una demanda por una cuestión laboral es indispensable intentar primero la conciliación laboral. El SMAC es el órgano ante el que se celebra ese acto de conciliación obligatorio, en el que se intenta que las partes resuelvan el conflicto y se evite llegar a un proceso judicial.

Para qué sirve el SMAC

La Ley reguladora de la jurisdicción social obliga a intentar una conciliación previa como requisito previo al proceso judicial en materia laboral. En ese acto de conciliación se intentará que empresario y trabajador o trabajadores alcancen un acuerdo y no se llegue a juicio.

Las cuestiones que deben someterse a conciliación administrativa previa ante el SMAC son aquellas relacionadas con el contrato de trabajo suscrito entre empresarios y trabajadores relativas a:

  • despido,
  • sanciones disciplinarias,
  • reclamaciones de cantidad y reconocimiento de derechos en general,
  • clasificación profesional,
  • resoluciones de contrato a instancia del trabajador,
  • conflictos colectivos

Será requisito previo para la tramitación del proceso el intento de conciliación o, en su caso, de mediación ante el servicio administrativo correspondiente o ante el órgano que asuma estas funciones que podrá constituirse mediante los acuerdos interprofesionales o los convenios colectivos a los que se refiere el artículo 83 del Texto Refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores, así como mediante los acuerdos de interés profesional a los que se refieren el artículo 13 y el apartado 1 del artículo 18 de la Ley del Estatuto del trabajo autónomo.

Se exceptúan del requisito del intento de conciliación o, en su caso, de mediación los procesos que exijan el agotamiento de la vía administrativa, en su caso, los que versen sobre Seguridad Social, los relativos a la impugnación del despido colectivo por los representantes de los trabajadores, disfrute de vacaciones y a materia electoral, movilidad geográfica, modificación sustancial de las condiciones de trabajo, suspensión del contrato y reducción de jornada por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción o derivadas de fuerza mayor, derechos de conciliación de la vida personal, familiar y laboral a los que se refiere el artículo 139, los iniciados de oficio, los de impugnación de convenios colectivos, los de impugnación de los estatutos de los sindicatos o de su modificación, los de tutela de los derechos fundamentales y libertades públicas, los procesos de anulación de laudos arbitrales, los de impugnación de acuerdos de conciliaciones, de mediaciones y de transacciones, así como aquellos en que se ejerciten acciones laborales de protección contra la violencia de género.

2. Igualmente, quedan exceptuados:

a) Aquellos procesos en los que siendo parte demandada el Estado u otro ente público también lo fueren personas privadas, siempre que la pretensión hubiera de someterse al agotamiento de la vía administrativa y en ésta pudiera decidirse el asunto litigioso.

b) Los supuestos en que, en cualquier momento del proceso, después de haber dirigido la papeleta o la demanda contra personas determinadas, fuera necesario dirigir o ampliar la misma frente a personas distintas de las inicialmente demandadas.

3. Cuando por la naturaleza de la pretensión ejercitada pudiera tener eficacia jurídica el acuerdo de conciliación o de mediación que pudiera alcanzarse, aun estando exceptuado el proceso del referido requisito del intento previo, si las partes acuden en tiempo oportuno voluntariamente y de común acuerdo a tales vías previas, se suspenderán los plazos de caducidad o se interrumpirán los de prescripción en la forma establecida en el artículo siguiente.

Cómo funciona la conciliación previa ante el SMAC.

Si te han despedido de tu trabajo o te han sancionado y quieres demandar a la empresa, ya hemos visto que primero tienes que pasar por un acto de conciliación previa.

¿Cómo funciona esa conciliación previa?

Vamos a verlo.

Paso 1: Presentar la papeleta de conciliación.

Para iniciar un proceso de conciliación laboral en el SMAC en primer lugar hay que presentar lo que se conoce como <<papeleta de conciliación>> ante el registro de este servicio de mediación.

La papeleta de conciliación se puede presentar de varias maneras:

A) Presentación telemática de la papeleta

Para presentar la papeleta telemáticamente tienes que acceder a la oficina virtual del SMAC. Puedes acceder haciendo clic aquí.

Opción A: Si tienes acceso cl@ve, certificado de firma digital o DNI electrónico reconocido por la Comunidad de Madrid.

Una vez que estés en la oficina virtual del SMAC tienes que darle al botón acceder que se encuentra en la zona superior de la página web, como ves en la imagen.

Opción B: También puedes acceder con el usuario y contraseña que tengas para ello.

El usuario y contraseña, se puede obtener de las siguientes formas:

  • Si has recibido un correo electrónico de la Comunidad de Madrid con un link para obtener tus credenciales de acceso.
  • Si tu tutor te los proporciona en tu oficina de empleo.
  • Si pinchas en el botón “Regístrate”. (Solo si eres demandante de empleo, no has recibido el correo de la Comunidad de Madrid, ni te han dado los datos de acceso en la oficina).

Para acceder con el usuario y contraseña también tienes que ir a la Oficina virtual el SMAC haciendo clic aquí y rellenar el usuario y contraseña.

B) Presentación física de la papeleta

En el caso de que vayas a presentar una solicitud individual también la puedes presentar físicamente en el SMAC (C/ Princesa, nº 5) previa solicitud de cita.

Cómo solicitar cita previa en el Registro del SMAC:

1.- Haz clic aquí para ir a la página de cita previa de la Comunidad de Madrid.

2.- Una vez que llegas a esa pantalla tienes que hacer clic en no soy un robot y luego pinchar en solicitar cita.

3.- Una vez dentro de la cita debes elegir Consejería de Economía, Hacienda y Empleo y a continuación Princesa 5.

C) Presentación por Correos de la papeleta

También sólo para el caso de solicitudes individuales puedes presentar la papeleta por correo administrativo en las oficinas de correos.

Puedes descargarte la papeleta de conciliación de la Comunidad de Madrid haciendo clic aquí.

Tienes 20 días hábiles (no se cuentan fines de semana ni festivos) desde que te despiden o te sancionan para presentar la papeleta de conciliación.

Paso 2: Citación para el acto de conciliación.

Una vez que has presentado la papeleta en el Registro, lo siguiente es que recibes una cita para la celebración del acto de conciliación. La cita suele ser entre unos 15 – 30 días después de la fecha de la notificación.

Paso 3: Celebración del acto de conciliación.

En la celebración del acto de conciliación pueden pasar varias cosas:

– Que la empresa y el trabajador lleguen a un acuerdo. En ese caso se produce un acta de conciliación con fuerza ejecutiva.

– Que la empresa y el trabajador no lleguen a un acuerdo. Si no hay acuerdo puedes presentar una demanda judicial.

– Que la empresa no se presente al acto de conciliación. En ese caso se dice que el acto se ha intentado sin efecto y puedes presentar una demanda judicial.

– Que no se presente ni el trabajador ni la empresa. En ese caso se considera que se ha celebrado el acto de conciliación sin avenencia.

No hay acuerdo: se abren las puertas de los juzgados de lo social.

Una vez que se ha celebrado el acto de conciliación obligatorio, si no se ha conseguido llegar a un acuerdo entre empresario y trabajador se abre la posibilidad de interponer una demanda laboral en los juzgados de lo social.

¡Ánimo y suerte!

Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos:

Responsable: Beatriz Moreno Rodríguez

Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: responder a los comentarios enviados a través de la web

Legitimación: Consentimiento del interesado/a.

Destinatarios: No se comunican datos a terceros

Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en este formulario  así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.