Manual de supervivencia legal para trabajadores autónomos.

¿Qué es un trabajador/a autónomo?

Dice el art. 1.1 de la Ley del Estatuto del Trabajo Autónomo (LETA) que son trabajadores autónomos las personas físicas que realicen de forma habitual, personal, directa, por cuenta propia y fuera del ámbito de dirección y organización de otra persona, una actividad económica o profesional a título lucrativo, den o no ocupación a trabajadores por cuenta ajena.

Esta definición nos dice al mismo tiempo qué es un trabajador autónomo y cuáles son los requisitos para poder ser trabajador autónomo.

Vamos a explicarlo:

¿Quién puede ser trabajador/a autónomo?: requisitos

Como hemos visto en la definición el trabajo autónomo se caracteriza por lo siguiente:

✔ Lo realiza una persona física

✔ Es una actividad económica o profesional

✔ Se hace por la pasta

✔ Sin jefes

✔ De manera habitual

Primer requisito: ser una persona física

Sólo pueden ser autónomos las personas físicas. ¿Qué es una persona física? Un ser humano. Todo ser humano sujeto de derechos y que puede contraer obligaciones. Las personas jurídicas, las empresas, no pueden ser autónomos. Los animales no pueden ser autónomos. Los robots no pueden ser autónomos. Los extraterrestres no pueden ser autónomos.

Vamos a suponer que no eres un robot ni un extraterrestre, sino que eres un ser humano, ¿Qué más requisitos se te exigen?:

Se exige que tengas una edad mínima. La Leta dice que 16 años y la normativa de la seguridad social dice que 18. Y por si esto fuera poco resulta que los juristas tampoco se ponen de acuerdo así que vamos a decir 18 años para no pillarnos los dedos.

Más cosas.

Se exige además residencia y nacionalidad española o de cualquier otro país de la UE. O en su defecto permiso de trabajo por cuenta propia.

Segundo requisito: desarrollar una actividad económica o profesional

Para poder ser considerada un trabajador/trabajadora autónomo esa persona física de la que hablamos debe realizar una actividad económica o profesional.

¿Qué entendemos por actividad económica o profesional? La profesora Lopez Añorte lo define como cualquier actividad transformadora de bienes o de realización de servicios encaminada a la obtención de los bienes económicos o materiales necesarios para la subsistencia.

Dicho de otra manera: es una actividad económica o profesional aquella que se realiza para ganarse la vida. Puede ser un trabajo físico o un trabajo intelectual. No se considera actividad profesional: cobrar la renta de un alquiler o administrar el propio patrimonio

Tercer requisito: que exista ánimo lucrativo

Que la persona que realiza esa actividad lo haga por la pasta. Que lo que busque sea conseguir beneficios económicos, tener una ganancia económica. Si lo haces por amor al arte, no se puede decir que sea a título lucrativo.

Pero atención porque eso no significa que haya que llegar a un mínimo de ingresos para que se considere que una actividad económica se realiza a título lucrativo. Como desgraciadamente muchos autónomos ya saben, se pueden tener pérdidas o pocos beneficios y aún así se considera que la actividad se ejerce a título lucrativo.

El motivo es que se considera que el trabajador por cuenta propia, el trabajador autónomo, asume el riesgo de su actividad (esto lo tienen en común con los empresarios).

Cuarto requisito: actividad personal y directa

No basta con que una persona física realice una actividad económica o profesional a título lucrativo, sino que para poder hablar de trabajo autónomo esa actividad se tiene que realizar de manera personal y directa. Esto significa que el autónomo tiene que participar directamente en el negocio en cuestión. Por ejemplo, si eres propietario de un establecimiento, lo alquilas y te limitas a poner el cazo a final de mes, no eres autónomo.

¿Puedes tener empleados o familiares colaborando en tu negocio y ser autónomo? Sí, pero se exige que participes directamente en el negocio. Esa participación puede ser realizando tareas físicas o desarrollando labores directivas o de gestión o las dos, pero que estés ahí dando el callo.

Quinto requisito: no tener jefe ni horarios

Es necesario también que la actividad profesional se realice fuera del ámbito de dirección y organización de otra persona, es decir, que los autónomos no tienen un jefe respirándoles en la nuca y se organizan a su aire.

Este requisito es muy importante porque se utiliza para distinguir a los autónomos de los falsos autónomos. Dicho técnicamente: si el trabajo denota ajeneidad y dependencia, estaríamos ante un trabajo laboral y no autónomo. Excepción: se puede ser autónomo y depender económicamente de un cliente principal. Ese es el caso de los trabajadores autónomos económicamente dependientes (TRADE).

Así que si tenemos jefe y tenemos horario habrá que ver si somos falsos autónomos y si tenemos dependencia económica de un solo cliente habrá que ver si somos TRADE.

Sexto requisito: actividad habitual

Este requisito suele suscitar bastantes dudas y es muy importante, porque está relacionado con esa pregunta que se hace mucha gente cuando empieza a ganar pasta en Internet que es: ¿Cuándo tengo que darme de alta como autónomo? Pues la respuesta se encuentra en el requisito de la habitualidad.

Por si te sirve de consuelo, este tema de la actividad habitual ha dado muchos quebraderos de cabeza a los juristas a la hora de interpretarlo. Vamos a ver de qué va la película:

Si atendemos al significado literal de este requisito, el trabajador autónomo debe desarrollar su actividad de manera continuada. Al establecer esta condición se busca diferenciar el trabajo autónomo de lo que pueda ser una actividad esporádica o marginal. Si yo doy un curso una vez al año y ya está ¿se me puede considerar trabajador autónomo? Entiendo que no.

La habitualidad se mide en unidades temporales. Es decir a partir de una cierta cantidad de tiempo dedicada a una actividad, se entiende que es una actividad habitual. La dificultad está en determinar cuál es ese nivel mínimo de dedicación a partir del cual debemos entender que una actividad es habitual. ¿Porqué es difícil? Porque no hay un criterio normativo claro. Hay algunas presunciones en la Ley pero no hay un artículo que diga: a partir de X horas a la semana es una actividad habitual.

Ese es un problema, pero no es el único. Otra duda que surge a menudo es ¿cómo se puede demostrar que existe habitualidad? Pues dice la jurisprudencia que cuando sea imposible determinar las unidades temporales, tendremos que utilizar el criterio de la retribución, que seguro que te suena. Es esto que se suele decir de que si no llegas al SMI no tienes que darte de alta como autónomo. Vamos a ver porque no es exactamente así:

Lo que dice la jurisprudencia es que es difícil considerar como habituales trabajos que proporcionen ingresos inferiores a la cuantía del salario mínimo inter-profesional en cómputo anual. Y que, por el contrario, la superación de unos ingresos equivalentes al SMI puede ser un indicador de habitualidad. El criterio de los ingresos es un simple indicio cuando no existen otros datos, pero no es una regla automática. Y no viene en la ley, es una construcción jurisprudencial.

Pero además del criterio de la retribución hay otros criterios que se tienen en cuenta para determinar si una actividad es habitual. Como por ejemplo que lo diga la Ley o que el autónomo tenga un establecimiento abierto al público:

Porque lo dice la Ley y a callar:

Hay algunos casos en que directamente se da por hecho que existe habitualidad y que estamos ante un supuesto de trabajo por cuenta propia y da igual que llegues al SMI o que no llegues. Ese es el caso de:

– Los trabajos realizados de forma habitual por familiares del empresario/autónomo que no tengan la condición de trabajadores por cuenta ajena

– Los autónomos económicamente dependientes.

– Los profesionales colegiados.

Si estás colegiada como abogada, médico, arquitecta, odontólogo, etc pues se da por hecho que eres autónoma/o.

Porque tienes un establecimiento abierto al público:

Si eres titular de un establecimiento abierto al público también se da por hecho que eres trabajador autónomo. Aunque se admite que presentes una prueba que demuestre lo contrario.

Mucha gente que tiene una web con la que gana dinero se pregunta si esto de la actividad habitual les afecta o si como es en Internet no pasa nada. La respuesta es sí. En el caso de las páginas web se considera que existe habitualidad porque están accesibles al público 24 horas al día 7 días a la semana. Es como si tuvieras una tienda física abierta al público que además no cierra nunca.

Algo que da igual: tener empleados o no tenerlos.

A la hora de determinar si una persona es autónoma, no se tiene en cuenta si tiene empleados o no los tiene. No es uno de los criterios que se utilizan.

Conclusión

Si eres una persona física (sorry por los extraterrestres) desarrollas una actividad profesional de manera habitual, personal y directa organizándote a tu aire y sin nadie que te mande:

De oca en oca y autónomo/a porque me toca…

Tendrás la obligación de darte de alta en el Régimen especial de trabajadores autónomos (RETA), independientemente de los resultados económicos que estés obteniendo con tu negocio. Es un rollo tener que pagar cuando todavía no estás ganando dinero, pero por ahora estamos obligados a hacerlo así. Veremos si al final modifican la normativa para pagar en función de los ingresos.

2 comentarios en “Manual de supervivencia legal para trabajadores autónomos.”

  1. Hola.

    Hace tiempo que me pregunto si mi trabajo se puede considerar habitual, entiendo que sí, ofrezco un servicio de psicología de animales a domicilio. Entonces si me piden cita trabajo, pero cuando no tengo citas en unas semanas no trabajo. Como autónoma no puedo estar dándome de alta y baja en función de la demanda de quienes me contratan. Pero sí debo pagar la seguridad social 286,15 euros cada mes, aunque ese mes no tenga ingresos.

    En estos últimos meses también imparto cursos online, lo hago en fin de semana. Esta actividad se consideraría habitual, si estoy ofreciendo un curso de un fin de semana al mes? Tengamos en cuenta que con estos cursos no llego al salario mínimo interprofesional.

    Muchas gracias por el artículo, es bastante aclaratorio.

    Responder
    • Buenos días Helena,

      Me alegra que te haya resultado aclaratorio el artículo.

      Los criterios que se tienen en cuenta para determinar si una actividad debe encuadrarse en el régimen de trabajadores autónomos son:
      – que sea un trabajo personal y directo
      – que sea un trabajo habitual
      – que sea un trabajo sin jefes (fuera del ámbito de dirección y organización de otra persona)
      – que lo que hagas sea una actividad económica o profesional a título lucrativo
      – da igual que tengas empleados o no

      Si los servicios que prestas y los cursos son una actividad profesional entiendo que tendrías que darte de alta como trabajadora autónoma. El tema de llegar al salario mínimo es una referencia que han tomado a veces los tribunales para determinar que una actividad era habitual, si no lo podían determinar por otros medios. Pero ojo porque la normativa no dice nada de que haya que llegar al salario mínimo para darse de alta, es un criterio que han utilizado los tribunales (y no hay unanimidad).

      Si acabas de iniciar tu actividad entiendo que podrías beneficiarte de la cuota reducida de la seguridad social, la llamaba tarifa plana, que ahora está en sesenta y algo euros.

      ¡Mucha suerte con tus proyectos!

      Responder

Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos:

Responsable: Beatriz Moreno Rodríguez

Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: responder a los comentarios enviados a través de la web

Legitimación: Consentimiento del interesado/a.

Destinatarios: No se comunican datos a terceros

Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en este formulario  así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.

¡Suscríbete a la Newsletter!

Responsable: Beatriz Moreno. Finalidad: envío de publicaciones y correos comerciales. Legitimación: tu consentimiento. Destinatarios: Mailerlite con titular MailerLite, Inc, alojada en Lituania.

.