El concurso de acreedores en España

El concurso de acreedores es una figura jurídica de la que la mayoría de las personas han oído hablar pero es un procedimiento complejo y con muchos matices.

En este artículo vamos a analizar qué es un concurso de acreedores, sus fases y tipos.

Qué es un concurso de acreedores

El concurso de acreedores es un instrumento jurídico que sirve como herramienta para las empresas en los casos en que se encuentren en una situación extraordinaria y de crisis económica.

El concurso puede ser solicitado por una compañía cuando su situación financiera no le permita cumplir con sus obligaciones debido a la falta de liquidez y, de ello deriven incumplimientos crediticios, tributarios, con la Seguridad Social y con los trabajadores en sus salarios e indemnizaciones.

En relación a esta situación financiera, la Ley diferencia entre la insolvencia actual, que es la que la empresa tiene en el momento presente y que le impide hacer frente a los pagos vencidos, y la inminente, referida a la previsión de incumplimiento de sus obligaciones en el futuro próximo.  

En cuanto a la solicitud del concurso, ésta debe ser realizada por el propio deudor que, en los casos de personas jurídicas, serán el órgano de administración o liquidación. Además, cualquiera de los acreedores o el mediador concursal, en los casos de acuerdo extrajudicial de pagos, pueden requerir el concurso de acreedores

Existe la obligación legal de solicitar la declaración de concurso de acreedores en el plazo de dos meses desde que el deudor conozca su estado de insolvencia. 

Tipos de concurso de acreedores

Según la forma de solicitar el concurso de acreedores existen dos tipos: concurso voluntario y concurso forzoso.

Concurso voluntario

En el caso del concurso voluntario la persona o personas responsables de la empresa es la que solicita el concurso de acreedores.

Además, como ya hemos mencionado, si la persona responsable tiene la información suficiente para preveer impagos e incumplimientos de obligaciones, está obligada a solicitarlo, en caso contrario podrá incurrir en multas o delito penal. 

Concurso forzoso

En este caso los responsables de la empresa no lo solicitan y son los socios o acreedores los que lo hacen. Esto puede darse cuando ya hayan ocurrido impagos o si existen diferencias en la dirección de la empresa. El juez tramita la solicitud y decide si iniciar o no el proceso de concurso. 

Fases del concurso de acreedores

El objetivo del concurso de acreedores es la maximización del patrimonio del deudor en beneficio de los acreedores. Este proceso se realiza en varias fases: en primer lugar la fase común, a continuación la fase de convenio, la fase de liquidación y, por último, la fase de calificación.

Fase común

Es la primera fase de este procedimiento, que a su vez se divide en cinco partes. 

  1. Solicitud de la declaración del concurso. Una vez recibida dicha solicitud, el juez la estudiará y determinará la necesidad o no de aplicar medidas cautelares.
  2. Resolución. El juez resolverá declarando la empresa en concurso de acreedores o desestimando la solicitud. 
  3. Determinación de la masa activa de la empresa. 
  4. Determinación de la masa pasiva de la empresa. 
  5. Clasificación de las deudas de la empresa. Pueden calificarse de especiales, generales, ordinarios y subordinados. 

Fase de convenio

En esta segunda fase se reciben las propuestas de convenio que hagan el deudor o cualquiera de los acreedores. En estas propuestas se propone la quita o espero, pudiendo incluir ambas en un mismo convenio. Además, se especificará con todo detalle el plan de pagos

Con estas propuestas de convenio suponen la obligación del concursado de continuar con la actividad profesional o empresarial. 

Cuando se hayan presentado todas las propuestas de convenio, los acreedores votarán en la junta de acreedores la que se considere más afín a los intereses de los mismos. 

Si alguna de las proposiciones es aprobada por la mayoría suficiente, el juez examinará que no exista en ella ningún defecto o infracción y, si todo es correcto, aprobará el convenio

Fase de liquidación

En cualquier momento del concurso, el deudor concursado podrá solicitar que se inicie esta fase de liquidación. 

Aunque el deudor no lo haya solicitado, esta fase también se iniciará si no se han presentado propuestas de convenio o, habiéndose presentado, no hayan sido aprobados ninguno de ellos. 

Cuando el proceso de concurso entra en esta fase de liquidación, el deudor perderá la facultad de administrar y gestionar la empresa y pasará a ser el administrador concursal el encargado de hacerlo. 

En esta fase el objetivo consiste en vender todos los bienes propiedad del deudor que sea posible, con el fin de pagar toda la deuda que se pueda, de acuerdo con el orden de prioridad que se establece por ley. 

Fase de calificación

En esta última fase se analiza el concurso de acreedores y la actuación de los administradores de la empresa en concurso para calificarlo como fortuito o como culpable

Se considera un concurso culpable cuando se haya generado la insolvencia que dio origen al mismo con dolo o culpa grave por parte del deudor. 

Si el concurso es declarado culpable, las personas que obraron de forma dolosa o culpable se inhabilitarán para administrar bienes y serán condenados a devolver todo el patrimonio que haya sido obtenido indebidamente del deudor, además de pagar una indemnización por los daños causados. 

Qué pasa después del concurso de acreedores

Una vez que ha finalizado el concurso de acreedores, en la mayoría de los casos la deuda se encontrará liquidada o condonada

Sin embargo, hay casos en los que algunos acreedores quedan con deudas pendientes de pagar. En estos casos el administrador de la empresa concursada puede responder con sus bienes personales. 

Pero esto no podrá realizarse en todos los casos. Para poder hacer la reclamación de deuda contra los administradores de la sociedad deberá acreditarse que han obrado de forma negligente o dolosa en relación a la deuda reclamada y existencia de causa de disolución sin que hayan solicitado el concurso los administradores de la sociedad. 

El concurso de acreedores es una herramienta con la que cuentan las empresas en los casos en que se encuentren en una situación extraordinaria en la que no puedan hacer frente a sus obligaciones. Tiene cuatro fases y existen dos tipos de concurso en función de quién lo solicita, el voluntario y el forzoso. Una vez finaliza el concurso, las deudas suelen quedar liquidadas o perdonadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos:

Responsable: Beatriz Moreno Rodríguez

Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: responder a los comentarios enviados a través de la web

Legitimación: Consentimiento del interesado/a.

Destinatarios: No se comunican datos a terceros

Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en este formulario  así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.