Las costas procesales

Seguramente hayas oído hablar de las costas procesales: ¿Qué son? ¿Te afectarán en algo si tienes algún procedimiento judicial? Te desvelamos todos sus intríngulis.

Vamos que nos vamos.

Qué son las costas procesales.

Las costas procesales son aquellos gastos originados dentro del proceso con carácter necesario cuyo pago debe ser soportado por las partes normalmente.

Cuando una persona interviene en un proceso judicial se generan una serie de gastos que tiene que afrontar. Tal como establece el art. 241.1 LEC, esos gastos normalmente los asume el propio interesado, salvo en los supuestos de asistencia jurídica gratuita.

En este sentido se consideran se considerarán gastos del proceso aquellos desembolsos que tengan su origen directo e inmediato en la existencia de dicho proceso.

¿Y todos estos gastos se consideran costas procesales?

No. Sólo aquellos que correspondan a determinados gastos como por ejemplo los honorarios del abogado, los honorarios del procurador, derechos de los peritos, etc.

1. Salvo lo dispuesto en la Ley de Asistencia Jurídica Gratuita, cada parte pagará los gastos y costas del proceso causados a su instancia a medida que se vayan produciendo.

Se considerarán gastos del proceso aquellos desembolsos que tengan su origen directo e inmediato en la existencia de dicho proceso, y costas la parte de aquéllos que se refieran al pago de los siguientes conceptos:

1.º Honorarios de la defensa y de la representación técnica cuando sean preceptivas.

2.º Inserción de anuncios o edictos que de forma obligada deban publicarse en el curso del proceso.

3.º Depósitos necesarios para la presentación de recursos.

4.º Derechos de peritos y demás abonos que tengan que realizarse a personas que hayan intervenido en el proceso.

5.º Copias, certificaciones, notas, testimonios y documentos análogos que hayan de solicitarse conforme a la Ley, salvo los que se reclamen por el tribunal a registros y protocolos públicos, que serán gratuitos.

6.º Derechos arancelarios que deban abonarse como consecuencia de actuaciones necesarias para el desarrollo del proceso.

7.º La tasa por el ejercicio de la potestad jurisdiccional, cuando sea preceptiva. No se incluirá en las costas del proceso el importe de la tasa abonada en los procesos de ejecución de las hipotecas constituidas para la adquisición de vivienda habitual. Tampoco se incluirá en los demás procesos de ejecución derivados de dichos préstamos o créditos hipotecarios cuando se dirijan contra el propio ejecutado o contra los avalistas.

2. Los titulares de créditos derivados de actuaciones procesales podrán reclamarlos de la parte o partes que deban satisfacerlos sin esperar a que el proceso finalice y con independencia del eventual pronunciamiento sobre costas que en éste recaiga.

Finalidad de las costas procesales.

Lo que se pretende cuando una persona tiene costas a su favor es que esa persona que se ha visto obligada a ir a juicio y que ha tenido que hacer unos gastos para poder hacerlo, vuelva a recuperar la situación económica que tenía antes del proceso judicial.

Que se restablezca la situación patrimonial que tenía previa al procedimiento.

Es decir, es una indemnización por los gastos que la parte condenada le ha causado a la otra al obligarla a acudir al proceso judicial.

Gastos que se pueden incluir en la tasación de costas.

De todos los gastos que puede ocasionar un procedimiento judicial, no todos se consideran costas procesales. Sólo se consideran costas, y por tanto pueden ser recuperados si la parte contraria es condenada en costas, los siguientes gastos:

  • Honorarios de abogada y procurador cuando sean preceptivas. Es decir, cuando necesites abogado y procuradora en el proceso sí o sí. No en todos los procesos es obligatorio acudir con abogado y procurador.
  • Inserción de anuncios o edictos que deban publicarse en el curso del proceso obligatoriamente.
  • Los depósitos necesarios para la presentación de recursos.
  • Los Derechos de peritos y demás abonos que tengan que realizarse a personas que hayan intervenido en el proceso.
  • Derechos arancelarios que deban abonarse como consecuencia de actuaciones necesarias para el desarrollo del proceso.
  • La tasa por el ejercicio de la potestad jurisdiccional cuando sea obligatoria.
  • Copias, certificaciones y otros documentos que haya que solicitar porque lo dice la Ley.

Hay una excepción en el caso de las certificaciones y otros documentos: aquellos que se reclamen por el tribunal a registros y protocolos públicos. Esos son gratuitos y no se pueden considerar costas procesales, claro.

Todo lo que se salga de esto no son costas procesales.

Gastos que no se pueden incluir en la tasación de costas.

Como ya hemos dicho, todos los gastos que no se encuentren incluidos en el apartado anterior no se pueden incluir en la tasación de costas.

¿Quieres algunos ejemplos? Mira:

  • Gastos correspondientes a escritos y actuaciones que inútiles, superfluas o no autorizadas por la Ley. Es decir, gastos de actuaciones que la persona ha hecho porque le ha dado la gana sin que sean necesarias o incluso sin que la ley lo permita.
  • Minutas que estén mal hechas porque no se expresen detalladamente o porque se expresen honorarios que no se hayan devengado en el pleito.
  • Minutas que estén mal hechas porque no se expresen detalladamente o porque se expresen honorarios que no se hayan devengado en el pleito.
  • Derechos de Procurador que se refieran a actos procesales de comunicación, cooperación y auxilio de la Administración de Justicia o que sean totalmente voluntarios y no los obligue la ley.
  • Cuando las costas en el asunto principal sean a favor de una de las partes pero haya alguna actuación o incidente concreto en que haya sido condenada en costas esa misma parte, las costas que se han dictaminado en su contra no las puede incluir en la tasación de costas del asunto principal.

Quién hace la tasación de las costas

Según establece el art. 243.1 LEC, como norma general la tasación de costas se practicará por:

  • El Letrado de la Administración de Justicia que haya conocido del procedimiento judicial o del recurso.
  • El Letrado de la Administración de Justicia encargado de la ejecución

1. En todo tipo de procesos e instancias, la tasación de costas se practicará por el Secretario del Tribunal que hubiera conocido del proceso o recurso, respectivamente, o, en su caso, por el Letrado de la Administración de Justicia encargado de la ejecución.

2. No se incluirán en la tasación los derechos correspondientes a escritos y actuaciones que sean inútiles, superfluas o no autorizadas por la ley, ni las partidas de las minutas que no se expresen detalladamente o que se refieran a honorarios que no se hayan devengado en el pleito.

Tampoco serán incluidos en la tasación de costas los derechos de los procuradores devengados por la realización de los actos procesales de comunicación, cooperación y auxilio a la Administración de Justicia, así como de las demás actuaciones meramente facultativas que hubieran podido ser practicadas, en otro caso, por las Oficinas judiciales.

El Letrado de la Administración de Justicia reducirá el importe de los honorarios de los abogados y demás profesionales que no estén sujetos a tarifa o arancel, cuando los reclamados excedan del límite a que se refiere el apartado 3 del artículo 394 y no se hubiese declarado la temeridad del litigante condenado en costas.

En las tasaciones de costas, los honorarios de abogado y derechos de procurador incluirán el Impuesto sobre el Valor Añadido de conformidad con lo dispuesto en la ley que lo regula. No se computará el importe de dicho impuesto a los efectos del apartado 3 del artículo 394.

3. Tampoco se incluirán las costas de actuaciones o incidentes en que hubiese sido condenada expresamente la parte favorecida por el pronunciamiento sobre costas en el asunto principal.

¿Se pueden impugnar las costas procesales?

En determinadas ocasiones se pueden impugnar las costas procesales. Los motivos para impugnar las costas son de dos tipos: o porque los gastos sean excesivos o porque no se hayan incluido correctamente.

Motivo 1: gastos excesivos

Puedes impugnar tanto los derechos o gastos que consideres excesivos como los honorarios de abogados, peritos u otro tipo de profesionales que consideres demasiado elevados.

Motivo 2: gastos que no se han incluido correctamente

Puedes impugnar tanto los gastos que no hayan sido debidamente justificados y reclamados como la minuta del abogado, perito, profesional, etc que no se haya incluido en su totalidad.

La tasación de costas podrá ser impugnada en un plazo de 10 días.

Si pasa ese plazo sin que la tasación de cosas sea impugnada, el Letrado de la Administración de Justicia aprobará la tasación mediante decreto.

Contra este decreto se puede interponer recurso de revisión pero, contra el auto resolviendo el recurso de revisión ya no cabe ningún otro recurso.

Preguntas frecuentes sobre la tasación de costas.

Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos:

Responsable: Beatriz Moreno Rodríguez

Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: responder a los comentarios enviados a través de la web

Legitimación: Consentimiento del interesado/a.

Destinatarios: No se comunican datos a terceros

Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en este formulario  así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.