Las tarjetas revolving y los préstamos usurarios

Durante una época se habló mucho en los medios de comunicación de las tarjetas revolving, ahora una interesante sentencia del Tribunal Supremo pone los puntos sobre las íes.

Desde 2015 han tenido lugar muchos procedimientos sobre los contratos de préstamo revolving con numerosa jurisprudencia contradictoria.

En la sentencia del TS n.º 149/2020, de 4 de marzo, se aclaran cuestiones muy relevantes sobre este tema.

Vamos a verlo.

Como saber si el interés de un préstamo o crédito es notoriamente superior al interés normal del dinero.

Dice la Sala Civil del Tribunal Supremo que para determinar la referencia que ha de utilizarse como «interés normal del dinero» para realizar la comparación con el interés cuestionado en el litigio y valorar si el mismo es usurario, debe utilizarse el tipo medio de interés, en el momento de celebración del contrato, correspondiente a la categoría a la que corresponda la operación crediticia cuestionada.

¿Qué pasa si existen categorías más específicas dentro de otras categorías más amplias? Pues que debería utilizarse como referencia esa categoría más concreta y específica con la que la operación en cuestión presenta más coincidencias.

El motivo es que esos rasgos comunes son determinantes del precio del crédito, esto es, de la TAE del interés remuneratorio.

¿Cuándo se considera que el interés de un crédito revolving es usurario?

La clave en los litigios de los créditos revolving es establecer si el interés del crédito es usurario.

Lo que exige preguntarnos cuando se considera que el interés del crédito es usurario. La respuesta es: cuando dicho interés es notablemente superior al normal del dinero y manifiestamente desproporcionado con las circunstancias del caso.

En este sentido el art. 1 de la Ley de Represión de la Usura de 1908  establece que será nulo todo contrato de préstamo en que se estipule un interés notablemente superior al normal del dinero y manifiestamente desproporcionado con las circunstancias del caso.

En el caso concreto de la Sentencia, el Alto Tribunal establece que el tipo medio del que se parte para realizar la comparación (algo superior al 20% anual) es ya muy elevado, por esa razón, una diferencia tan apreciable como la que concurre en este caso en el que el tipo de interés fijado inicialmente en el 26,82% TAE y que se había situado en el 27,24% a la fecha de presentación de la demanda supera en gran medida el índice tomado como referencia, ha de considerarse como notablemente superior a dicho índice.

El TS acude al tipo medio de interés de las operaciones de crédito mediante tarjetas de crédito revolving  para valorar si es o no excesivo el tipo de interés de un contrato.

Esta media se sitúa en torno al 20%, por lo que se considera que el establecido en el caso concreto (26,82%, aplicado hasta 27,24%) resulta excesivo, considerando por tanto el crédito usurario.

Es muy interesante el razonamiento de la Sala que señala que el riesgo derivado del alto nivel de impagos anudado a operaciones de crédito concedidas de modo ágil no puede justificar la fijación de un interés notablemente superior al normal del dinero. Ya que la concesión irresponsable de préstamos al consumo a tipos de interés muy superiores a los normales y que facilita el sobre-endeudamiento de los consumidores no puede ser objeto de protección por el ordenamiento jurídico.

Otras circunstancias a tener en cuenta

Señala el TS que también debe tenerse en cuenta otras circunstancias relacionadas con este tipo de créditos como el público al que suelen ir destinadas y las propias peculiaridades de este tipo de créditos.

Respecto a la primera cuestión subraya la Sala que este tipo de créditos suelen ir destinados a personas que por sus condiciones de solvencia y garantías disponibles no pueden acceder a otros créditos menos gravosos.

En relación al particular funcionamiento de este tipo de créditos hay que entender que el límite del crédito se va recomponiendo constantemente, las cuantías de las cuotas no suelen ser muy elevadas en comparación con la deuda pendiente y alargan muy considerablemente el tiempo durante el que el prestatario sigue pagando las cuotas con una elevada proporción correspondiente a intereses y poca amortización del capital, hasta el punto de que puede convertir al prestatario en un deudor «cautivo», y los intereses y comisiones devengados se capitalizan para devengar el interés remuneratorio.

Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos:

Responsable: Beatriz Moreno Rodríguez

Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: responder a los comentarios enviados a través de la web

Legitimación: Consentimiento del interesado/a.

Destinatarios: No se comunican datos a terceros

Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en este formulario  así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.