La aceptación de la herencia

¿Qué significa aceptar una herencia? ¿Cómo se hace? En este artículo te contamos todo lo que necesitas saber sobre la aceptación de la herencia.

Aviso: para facilitar la lectura del texto, voy a utilizar indistintamente el masculino y el femenino para referirme a ambos sexos.

¿Qué es la aceptación de la herencia?

La aceptación de la herencia tiene que ver con que tu eres libre de querer o no querer heredar. ¿Quieres ser heredero? estupendo, acepta la herencia. ¿No quieres ser heredera? no pasa nada, repudia la herencia.

La aceptación de la herencia es el acto de la voluntad por el que una persona consiente libremente en convertirse en heredero.

Atención que los herederos forzosos también tienen que aceptar o repudiar la herencia.

¿Existe plazo para aceptar la herencia?

Curiosamente nuestro legislador no establece en ningún precepto un plazo para aceptar o repudiar la herencia.

Hay un sector de la doctrina que entiende que el plazo de tiempo para aceptar la herencia son 30 años y otro sector que entiende que no hay un límite de tiempo establecido.

Así que nada obliga al llamado a la herencia a que la acepte o la repudie de forma inmediata. Cuando se acepta la herencia se adquiere la cualidad de heredero con efectos desde el fallecimiento del causante.

Pero atención porque cualquier interesado puede pedir que se le fije un plazo para que se decida. Y entonces deberá decidir dentro de ese plazo (30 días).

Si después de esos 30 días no se dice nada se entiende que se acepta la herencia en forma pura y simple.

¿Quién puede pedir que el heredero acepte o repudie la herencia? A tenor del art. 1005 CC, cualquier persona que acredite un interés legítimo.

Para aceptar o repudiar la herencia hay que tener capacidad de obrar plena. Es decir, cualquiera que tenga la libre disposición de sus bienes.

¿Cómo puede aceptarse una herencia?: Formas de aceptación.

La aceptación de la herencia puede ser de dos tipos: 1) pura y simple o 2) a beneficio de inventario, tal como establece el art. 998 del Código Civil.

Aceptación pura y simple

El rasgo más distintivo de la aceptación pura y simple es que se produce una confusión de patrimonios. Es decir, no hay limitación de responsabilidad respecto a las deudas del causante. Queda también afecto el propio patrimonio personal del heredero.

La aceptación pura y simple puede ser expresa o tácita.

Es aceptación expresa cuando se hace en documento público o privado.

Es aceptación tácita cuando se llevan a cabo actos que suponen necesariamente la voluntad de aceptar o se llevan a cabo actos que sólo se pueden realizar en calidad de heredero.

Aceptación a beneficio de inventario

En la aceptación a beneficio de inventario no se produce confusión de patrimonios del causante y el heredero. Al contrario, hay una limitación de responsabilidad a la masa hereditaria del causante. La responsabilidad del heredero se restringe sólo a los bienes hereditarios.

Es decir, que las deudas y cargas de la herencia se pagan hasta donde alcancen los bienes de la herencia, y el heredero no está obligado a responder con su propio patrimonio.

Para ello se liquida la herencia. Se determinan el activo y el pasivo, se paga a los acreedores y si queda algún sobrante lo recibe el heredero.

Puede ser expresa o tácita.

¿Cómo decidir la forma de aceptación de la herencia?

En caso de que estés dudando si aceptar una herencia pura y simplemente o a beneficio de inventario, el Código Civil te ofrece la posibilidad de realizar un solicitud de formación de inventario para deliberar.

Se formaliza el inventario y una vez que conoce la situación patrimonial el heredero toma la decisión entre aceptar la herencia pura y simplemente, aceptar la herencia a beneficio de inventario, o renunciar a la herencia directamente.

¿Y quién realiza el inventario? el Notario.

El solicitante podrá elegir entre los siguientes Notarios, siempre que estén en España:

– del lugar donde haya tenido su último domicilio o residencia habitual el causante

– el Notario del lugar donde esté la mayor parte del patrimonio del causante

– el Notario del lugar en que hubiera fallecido el causante

– el Notario de un distrito colindante a los anteriores

– y, en defecto de todos ellos, será competente el Notario del lugar del domicilio de la persona que solicita la formación del inventario (el requirente).

Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos:

Responsable: Beatriz Moreno Rodríguez

Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: responder a los comentarios enviados a través de la web

Legitimación: Consentimiento del interesado/a.

Destinatarios: No se comunican datos a terceros

Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en este formulario  así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.