Los diferentes tipos de pensiones de la Seguridad Social en España

En España existen diferentes tipos de pensiones de la Seguridad Social: que si pensiones contributivas, no contributivas, de incapacidad permanente, de jubilación…

Te contamos las características más importantes de cada uno de las diferentes clases de pensiones del sistema de la Seguridad Social.

Pensiones contributivas

las pensiones contributivas son aquellas que han sido reconocidas como consecuencia de haber cotizado el tiempo previsto para acceder a ellas, además de reunir otros requisitos legalmente establecidos.

Las pensiones contributivas de la Seguridad Social, incluido el importe de la pensión mínima, suben cada principios de año en función del índice de revalorización previsto en la correspondiente Ley de Presupuestos Generales del Estado.

La subida se determina según una fórmula matemática, y su resultado nunca podrá dar lugar a un incremento anual de las pensiones inferior al 0,25 por ciento ni superior a la variación del IPC del año anterior más el 0,50 por ciento.

Pensiones no contributivas

Son prestaciones económicas que la Seguridad Social reconoce a aquellas personas que carecen de recursos suficientes para su subsistencia, aunque no hayan cotizado o hayan cotizado de forma insuficiente como para tener acceso a un prestación contributiva. Las prestaciones pueden ser vitalicias.

Existen dos tipos de prestaciones no contributivas: las prestaciones de invalidez y las de jubilación.

Pensión de incapacidad permanente

Algunas cuestiones importantes sobre la pensión de incapacidad permanente en su modalidad contributiva son:

– Hasta que cumplas la edad legal de jubilación que, en cada caso resulte de aplicación, la declaración de incapacidad permanente puede ser revisada por el INSS o a petición suya.

– Si eres pensionista de una incapacidad permanente total para tu profesión habitual, tu pensión es compatible con el desempeño de un empleo en una actividad distinta de la habitual.

-Si tienes reconocida una incapacidad permanente total para tu profesión habitual, puedes tener derecho al incremento del 20% en el importe inicial de su pensión cuando, a partir de los 55 años y por
determinadas circunstancias, se presuma la dificultad de obtener un empleo en actividad distinta de la habitual.

Pensión de jubilación.

Si estás cobrando una pensión de jubilación contributiva es interesante que sepas:

  • El percibo de su pensión en un 50% de su cuantía, es compatible con cualquier empleo por cuenta propia o ajena siempre que no se trate de una actividad pública, sea cual sea la duración de su jornada, y se den los siguientes requisitos:
    – Que hayas accedido a su pensión a la edad que corresponda en cada caso, sin tener en cuenta bonificaciones o anticipaciones.
    – Que hayas acreditado un periodo de cotización suficiente para tener derecho al 100% de la base reguladora de la pensión.
  • La cuantía del 50% de la pensión se revalorizará, en tanto mantengas el trabajo compatible, pero no procederá en ningún caso, la aplicación de complementos por mínimos.
  • Aun cuando percibas el 50% de tu pensión, sigues teniendo la consideración de pensionista de la Seguridad Social a todos los efectos (asistencia sanitaria, prestaciones familiares…).
  • Durante la realización de ese trabajo compatible con la pensión de jubilación, se efectuará una cotización especial de solidaridad del 8%, que para los trabajadores por cuenta ajena supondrá el 2%, siendo el resto a cuenta del empresario.
  • El percibo de la pensión es compatible con un trabajo a tiempo parcial en los términos establecidos, percibiéndola en un porcentaje igual a la reducción de la jornada desarrollada en relación a la jornada completa.
  • El percibo de la cuantía total de su pensión es compatible con la realización de trabajos por cuenta propia, por los que perciba ingresos anuales no superiores al salario mínimo interprofesional.
  • La pensión es compatible con el percibo de rentas patrimoniales, con el mantenimiento de la titularidad de su negocio y con el desempeño de las funciones inherentes a dicha titularidad.
  • La pensión también es compatible con la afiliación a la mutualidad de un colegio profesional.

Pensión de viudedad

Si estás cobrando una pensión de viudedad es interesante que sepas:

  • Tu pensión es compatible con las rentas del trabajo, así como con otra pensión de jubilación o de incapacidad permanente a las que puedas tener derecho.
  • Tu pensión se extinguirá, entre otras causas, por contraer matrimonio o constituir una pareja de hecho formalizada conforme a la regulación establecida, salvo que concurran las siguientes circunstancias: Que engas más de 61 años o, en el caso de ser menor de esta edad, que percibas una pensión de incapacidad permanente absoluta o gran invalidez, o tengas reconocida una discapacidad igual o superior al 65%.
  • Que tu pensión o pensiones constituyan la principal fuente de ingresos. Se entiende que la pensión o pensiones de viudedad constituyen la principal fuente de ingresos, cuando el importe anual de las mismas represente el 75% del total de ingresos.
  • Que tu nuevo matrimonio o pareja de hecho tenga unos ingresos anuales que no superen 2 veces el salario mínimo interprofesional.

Pensión de orfandad

Si estás cobrando una pensión de orfandad es interesante que sepas:

  • Tu pensión de orfandad es compatible con cualquier renta de trabajo hasta los 21 años de edad.
  • Si no efectúas un trabajo lucrativo o si aunque lo realices los ingresos que obtienes son inferiores a la cuantía del salario mínimo interprofesional vigente, todo ello en cómputo anual, podrás ser perceptor de la pensión de orfandad hasta los 25 años.
  • Si estás cursando estudios y cumples los 25 años durante el transcurso del curso escolar, la percepción de la pensión se mantendrá hasta el día primero del mes siguiente al del inicio del siguiente curso académico.
  • Dejarás de recibir la pensión de orfandad tanto si te casas (salvo que te encuentres incapacitado en grado de incapacidad permanente absoluta o gran invalidez) o como si eres adoptado.
  • Si te encuentras incapacitado en el grado de incapacidad permanente absoluta o gran invalidez, la pensión es vitalicia, con independencia de la cuantía de los ingresos.

¿De qué depende el importe de las pensiones?

El importe de las pensiones depende:

– Del tipo de pensión que te hayan reconocido.
– Los años que hayas cotizado (por eso trabajar en negro no es una buena idea, porque ese tiempo no te cuenta) y las cuantías de las bases de cotización que correspondan.
– En caso de que se trate de una pensión por incapacidad permanente también influye el grado de incapacidad que haya sido declarado.

Qué es el complemento a mínimos de las pensiones.

Una persona tiene derecho a percibir un complemento para alcanzar la cuantía mínima que para su pensión haya fijado la correspondiente LPGE, cuando el importe de su pensión (es decir, el inicial más sus revalorizaciones sucesivas), no alcance la citada cuantía mínima.

Si percibe varias pensiones y la suma de todas ellas no alcanza el importe mínimo establecido, el complemento se asignará a aquélla de las pensiones de la Seguridad Social cuya cuantía mínima le sea más favorable.

Este complemento no le será abonado si, además de la pensión, usted tiene otros ingresos que superen una determinada cantidad fijada anualmente.

Cuantía máxima de las pensiones.

De la misma manera que existen cuantías mínimas, también existe un tope o límite máximo, fijado habitualmente en la correspondiente LPGE.

Si su pensión, o la suma de sus pensiones de carácter público, supera ese límite máximo establecido, solamente se le abona esta cantidad máxima fijada.

Los importes máximos de las pensiones son revisados periódicamente, igual que pasa con las cuantías mínimas.

Derechos de los pensionistas.

Si eres pensionista de la Seguridad Social tienes derecho a determinados derechos e incluso determinadas prestaciones familiares en algunos casos.

Algunos de esos derechos son recibir mensualmente el pago de la pensión que te corresponda, recibir asistencia sanitaria, percibir las prestaciones familiares que te correspondan o disfrutar de los servicios sociales complementarios de la Seguridad Social.

Obligaciones de los/as pensionistas como titulares de una pensión contributiva

Como titular de una pensión contributiva tienes la obligación de comunicar al INSS las variaciones que afecten a la situación que tuvieras cuando se te reconoció la pensión. El plazo para comunicarlo es de 30 días.

Algunos ejemplos de situaciones que tendrás que comunicar a la Seguridad Social:

  • Los cambios de estado civil, nacimientos, defunciones.
  • Los cambios de domicilio.
  • El inicio de actividades laborales.
  • El reconocimiento y/o cobro de otras pensiones, nacionales o extranjeras.

Si estás percibiendo el complemento por mínimos tendrás que comunicar:

  • Los incrementos de nivel de rentas, tanto tuyos como los de tu cónyuge, que sean incompatibles con el cobro de complementos por mínimos.
  • El inicio de actividades laborales de tu cónyuge.
  • El reconocimiento y cobro de otras pensiones nacionales o extranjeras, por parte de tu cónyuge.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos:

Responsable: Beatriz Moreno Rodríguez

Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: responder a los comentarios enviados a través de la web

Legitimación: Consentimiento del interesado/a.

Destinatarios: No se comunican datos a terceros

Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en este formulario  así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.